Publicado el Categorías Gestión

Ventas a distancia ¿Qué obligaciones fiscales tiene la venta por Internet? ¿Cuál es la cuota autonomo de las ventas online?

GESTORÍA ASESORÍA BARCELONA

 

  1. VENTAS POR INTERNET

 

En la actualidad las ventas por internet suponen una cuota de mercado muy importante y que cada año que pasa crece. Es por ello que autónomos y empresas invierten cada vez más esfuerzos en adaptarse a estos nuevos modos de negocio.

 

La regulación de las ventas por internet se encuentra recogida en la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, todo ello sin perjuicio de demás legislación estatal y autonómica aplicable.

 

 

  1. EL NUEVO REGIMEN JURIDICO DEL AUTONOMO

 

Tras la aprobación de la Ley 6/2017, de 24 de octubre, de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, su artículo 3 modificó la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo, concretamente en su artículo 31 relativo a las “Reducciones y bonificaciones de la Seguridad Social aplicables a los trabajadores por cuenta propia”.

 

De la nueva regulación queda que;

 

  1. Los trabajadores por cuenta propia o autónomos que causen alta inicial o que no hubieran estado en situación de alta en los 2 años inmediatamente anteriores, a contar desde la fecha de efectos del alta, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, tendrán derecho a una reducción en la cotización por contingencias comunes, incluida la incapacidad temporal, que quedará fijada en la cuantía de 50 euros mensuales durante los 12 meses inmediatamente siguientes a la fecha de efectos del alta, en el caso de que opten por cotizar por la base mínima que les corresponda.

 

  1. En el supuesto de que los trabajadores por cuenta propia sean menores de 30 años, o menores de 35 años en el caso de mujeres, y causen alta inicial o no hubieran estado en situación de alta en los 2 años inmediatamente anteriores, a contar desde la fecha de efectos del alta, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, podrán aplicarse, además de las reducciones y bonificaciones previstas en el apartado anterior, una bonificación adicional equivalente al 30 por ciento, sobre la cuota por contingencias comunes, en los 12 meses siguientes a la finalización del periodo de bonificación previsto en el apartado 1, siendo la cuota a bonificar la resultante de aplicar a la base mínima de cotización que corresponda el tipo mínimo de cotización vigente en cada momento, incluida la incapacidad temporal. En este supuesto la duración máxima de las reducciones y bonificaciones será de 36 meses.

 

 

  1. CONSTITUCIÓN DE UNA EMPRESA

 

La legislación española recoge en el Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital, siendo la gran mayoría de pequeñas y medianas empresas del tipo S.L (Sociedad Limitada) cabe explicar que para su constitución hemos de remitirnos a los artículos 4, 6, 7 y de 19 a 30 LSC.

 

 

  1. ESCRITO DE PUBLICAD PARA CAPTACIÓN DE CLIENTES

 

 

  1. TRABAJAR ESTANDO EN EL PARO

 

Pese a que pueda parecer que cobrar el paro y trabajar son dos cosas incompatibles entre sí la realidad es bien distinta:

 

En términos generales, podrán beneficiarse de cobrar el paro y trabajar a tiempo parcial quienes estén cobrando la prestación por desempleo y encuentren un empleo a tiempo parcial o quienes  contando con dos trabajos a tiempo parcial pierdan uno de ellos, así como quienes  pasen de un contrato a tiempo completo a otro parcial, una opción que muchas empresas están utilizando para evitar despidos con la crisis.

 

Lo que hay que tener en cuenta es que pese a ser compatibles, el aceptar un trabajo a tiempo parcial tendrá una repercusión sobre la cuantía de la prestación. De hecho, esta disminuirá en proporción a la jornada trabajar. Dicho de otra forma, sólo se cobrará el paro correspondiente al porcentaje de la jornada que no se trabaje hasta completar una jornada completa.

 

 

 

La cosa cambia cuando hablamos de contratos a tiempo completo. Tanto es así que estos son incompatibles con el cobro del paro. Esto significa que durante el tiempo que se esté trabajando por cuenta ajena a jornada completa se interrumpirá totalmente el paro. Una vez finalizado el trabajo, es decir, al quedarnos en paro. si este ha durado menos de 360 días, se podrá solicitar que se active de nuevo la prestación. Si por el contrario supera el año, habrá que elegir entre reanudar la prestación que dejamos de percibir en su momento o comenzar la nueva con el tiempo cotizado que hayamos acumulado.

 

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *